martes, 22 de mayo de 2018

NUTRIGRAMERS

Me parece imposible pensar en alguien que no vea que las redes sociales son el nuevo canal de comunicación que están usando los nutricionistas, claro como en todos los casos, el principio parece ser muy bueno, pero pasa el tiempo y se vuelve a hacer una mierda.

Instagram es pretencioso, lo sabemos: Nos exige textos cortos, hashtags sin repetir, fotos de cierto tamaño y mucha interacción con tus contactos. Incluso ya hay normas de etiqueta para saber utilizarlo, por ejemplo: Es de mal gusto que subas más de 2 fotos en el mismo día.

Hacer una relación entre la ciencia y las redes sociales me parece una actividad cada vez menos creíble y es que en esto se ha convertido Instagram con el contenido de nutrición: Un juego eterno de teléfono descompuesto y un montón de recetarios. 

El nutriólogo que está detrás de una cuenta de instagram le llamaré NUTRIGRAMER, porque cae más en el juego de la red social, que en el juego de la nutrición real, juega con marcas que le patrocinan sus fotos y sus terapias.
Es difícil para un humano promedio, que investiga todo del internet,  saber distinguir entre "la nutrición real y el Instagram"

No hay comentarios:

Publicar un comentario