lunes, 5 de septiembre de 2016

Intrusismo: el problema más común de la nutrición.



Evito hablar de mis pacientes o hacer pública cierta información y experiencias dentro de la consulta de nutrición.
Suelo mantener en privado su evolución por más gratificante que sea, al menos que sea alguna situación que sirva de forma educativa o incluso preventiva. (Sí, les hablo a aquellos que buscan locamente aceptación y reconocimiento al poner las famosas fotos del antes y después de 30kg menos).

En estas semanas, me ocurrió algo que merece la pena denunciar:


Un paciente dejó de consultar conmigo y me lo dijo. 

La verdad es algo común y no me siento incómoda al momento de que cambian de nutriólogo para su tratamiento, ya que, como los médicos: siempre es mejor buscar una segunda opinión o irse con un profesional especializado en un tema en concreto.

Me dijo: "Iré con un nutriólogo del deporte, alguien más especializado" para que me de un tratamiento para perder la grasa. El contexto fue muy diferente a los demás pacientes que van con bariatras, nutriólogos o coaches. Parecía que me estaba retando diciendo que había profesionales mejor capacitados que yo para realizar algo tan básico como perder grasa en una persona con normopeso y actividad física moderada-intensa.


Para mí, el mejor escenario sería que mi paciente realmente si fuera a un centro de nutrición especializado en deporte y que las veces que fuera conmigo a hacerse alguna evaluación se vieran resultados, sin embargo....



EL TRISTE FINAL.


Habíamos quedado que le daría una copia de su evolución en la consulta conmigo, para que lo pudiera compartir con su nuevo nutriólogo y le ayudara a realizar un plan más específico para sus metas. El día que me visitó me contó su experiencia con su nuevo "nutriólogo" y resultaba ser un vendedor de HERBALIFE, que se promociona como nutriólogo especializado en deporte y le ofrecía un paquete de batidos y suplementos que curiosamente también le recetaron a mi abuela de 70 años con diabetes. 


El final de nuestro encuentro fue: "Pues ni modo..."

¿Qué es lo que piensa ahora esa persona sobre la nutrición?

¿Los nutriólogos no sabemos? ¿Somos unos charlatanes? 
¿Seguirá los consejos de "www.pontemamado.com"? 

Hay fuertes problemas éticos que enfrentamos los profesionales de la nutrición, incluso caemos en ellos con tal de sacar una remuneración.


¿Sabes alguna historia de Intrusismo de la nutrición?

¿Has hecho algo para evitarlo?

Me gustaría saber que no soy la única que se siente mal al atacar mi profesión, porque al hacerlo, no me dañan a mí, dañan a la Salud Pública y eso afecta a unas miles, incluso millones de personas.


P.D. Abstenerse sus argumentos tipo: "yo hubiera hecho..." porque este texto es un breve, casi nulo resumen de lo que sucedió y sirve para exponer un tema en concreto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario