martes, 10 de marzo de 2015

Al gobierno mexicano le importa más las ganancias que tu salud

Hace un mes salió un artículo de Sin embargo en el cuál destaca que MÉXICO DEFIENDE EN SECRETO LA CHATARRA Y LOS REFRESCOS.

Ya habíamos hablado de los impuestos sobres los refrescos y comida chatarra hace casi dos años en esta nota donde también cuestionaba si esos cambios eran suficientes como para hacer que las personas disminuyeran su consumo de estos productos.

En la educación está la clave.

México es una país donde la diferencia en educación es muy notable; lo cual nos hace pensar que el gobierno consulta a los expertos necesarios (y no a empresarios que no tienen idea de lo que es la salud) para realizar programas y material educativo que nos lleve a tomar las más sensatas decisiones a la hora de alimentarnos.

Pero no es así, tanto como la clase social alta (aparentemente con un alto nivel), la clase media y baja aún siguen pensando que la nutrición solamente sirve para bajar o subir de peso por cuestiones estéticas.

ETIQUETADO DGA VS ETIQUETADO DE ECUADOR O SEMÁFORO


El etiquetado de alimentos que vemos en la mayoría de los productos (más bien en todos) es el etiquetado DGA tiende a confundir al consumidor: Utiliza cifras y porcentajes de una porción de su producto no del producto en su totalidad.

En 2011, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) difundió la “Revisión del etiquetado frontal: análisis de las GDA (el que tenemos actualmente en el país)  y su comprensión por estudiantes de nutrición en México” en el que concluyó que éste “no es la mejor opción para presentar el contenido nutrimental de un producto y por lo tanto, para que los consumidores tomen decisiones mejor informadas, más saludables y más rápidas sobre los alimentos que van a consumir […] Ha sido criticado en diversos países desarrollados por su complejidad y por la falta de comprensión por parte de los consumidores"

Para llegar a esta conclusión, expertos del INSP realizaron un estudio entre 122 estudiantes de nutrición, en el que evaluaron distintos aspectos del etiquetado. Al final, sólo un 12.5 por ciento de los participantes fueron capaces de definirlo correctamente, poco más de la mitad (56.3 por ciento) identificó el número de porciones en un envase y únicamente 31.7 por ciento estimó bien el contenido energético total del producto. Del total, sólo un 1.8 por ciento de los próximos nutriólogos fue capaz de responder de manera correcta a tres preguntas que implicaban cantidad de azúcares"





El etiquetado tipo Semáforo que utilizan en Ecuador, en cambio es más comprensible para la población, además de utilizar los colores "verde, amarillo y rojo" hace énfasis en las palabras también (por si en dado caso no quedaba claro) 


Después de ver este video, mis preguntas son: 

¿Porqué el gobierno del país con más obesidad en el mundo, no toma en cuenta este tipo de estrategias?
¿Acaso habrá otros intereses  económicos de por medio?

Hace muchos años, tuve una plática con una persona que me decía que el gobierno estaba haciendo lo más que puede para disminuir los índices de sobrepeso y obesidad porque a la larga le iba salir muy caro los servicios de salud que requerirá después la población afectada.

La verdad, los servicios de salud lo pagan los ciudadanos con sus impuestos, el gobierno no pierde nada, por eso, no le importa tener a su población en la ignorancia y en la enfermedad.

El etiquetado que el gobierno desaprobó:


LA INFORMACIÓN, NUESTRA ÚNICA ARMA

Los profesionales de la salud tenemos mucho camino que recorrer, a todo el mundo le puede llegar una Coca Cola, pero es más difícil que le llegue una explicación razonable de lo que está consumiendo.

Poco a poco hay más gente preocupada por su salud y por su entorno; si tu eres uno de ellos comparte lo que acabas de leer y no pierdas de vista los artículos que mencioné en los primeros párrafos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario