lunes, 1 de abril de 2013

Los verdaderos nutrientes que debes consumir para unos huesos saludables

Cuando escuchamos la palabra huesos, se nos viene a la mente calcio o viceversa.
Creemos que debemos de atacarnos con cantidades enormes de lácteos y suplmentos de Calcio para evitar enfermedades como osteoporosis, sin embargo estamos en uno de los más grandes mitos de la nutrición.

¡Para que tengas huesos sanos no necesitas consumir calcio!

No me malinterpretes, todos las vitaminas y minerales tienen sus beneficios pero muchas veces caemos en errores como éste.


El calcio es el mineral piedra angular en los huesos. Sin embargo, el consumo de calcio no construye huesos. Los países con el mayor consumo de calcio en la dieta (EE.UU., Canadá y los países escandinavos) tienen las tasas más altas de osteoporosis.

Muchas formas de calcio, tales como el calcio de coral, calcio concha de ostra, citrato de calcio y carbonato de calcio no se metabolizan bien en el cuerpo. Estas formas de calcio no son bien tolerados y forman pequeñas rocas que se depositan en las estructuras de los tejidos blandos del cuerpo.


La mineralización de calcio adecuada depende vitamina D3 y vitamina K2

Estos nutrientes estimulan la actividad de la proteína osteocalcina osteoblástica. Osteocalcina actúa para absorber fuertemente y selectivamente colocar calcio del torrente sanguíneo a la matriz ósea. Esto actúa como un vacío, la creación de un tirón muy fuerte que chupa las piedras de calcio en exceso fuera del torrente sanguíneo y, posiblemente, de placas mineralizadas.

La osteocalcina sólo se activa cuando los niveles adecuados de vitamina K2.
 La vitamina K2 y vitamina D3 también actúan para inhibir los osteoclastos, que actúan para romper el hueso. La mayoría de los individuos son deficientes en D3 y K2. Esto crea un ambiente pobre del metabolismo del calcio que conduce al debilitamiento de los huesos y la deposición de calcio en los tejidos blandos.

Los huesos también necesitan una buena mezcla de minerales y ácidos grasos esenciales para la función sana del hueso. Esto incluye magnesio y silicio de origen vegetal, así como las formas animales de grasas saturadas y de cadena larga, omega-3 los ácidos grasos EPA y DHA.

Las mejores formas de silicio se encuentra en los pepinos, apio, pimientos, cola de caballo, ortigas, paja de avena y alfalfa. El magnesio proviene de muchas fuentes diferentes, incluyendo las nueces, semillas, legumbres y vegetales verdes. La mejor fuente de magnesio se encuentra en el cacao orgánico y chocolate negro.

Otra forma poderosa de minerales esenciales se encuentran en sales rosa del Himalaya, incluyendo la sal del mar. Estas sales proporcionan porcentajes ideales minerales para una absorción óptima y uso en el cuerpo. Vegetales marinos como las algas también son fuentes fantásticas de nutrientes para fortalecer los huesos. (David Jockers)


No hay comentarios:

Publicar un comentario