miércoles, 20 de febrero de 2013

¿Nutrición moderna?

He estado leyendo el libro de Integrative Nutrition en español y me pareció muy importante destacar un texto que me gustó mucho y que complementa muy bien el post pasado ¿Qué es un cambio de hábitos alimentarios y estilo de vida? 


Vivimos en un mundo de nutrición moderna. Casi todo el mundo sigue una u otra dieta. Las personas se preocupan por calorías, carbohidratos, grasas, proteínas, restricciones y listas de alimentos buenos y malos. 
Cada día, nos sorprende un nuevo descubrimiento de ciertas comidas que proclaman los beneficios para la salud o la mejor manera de perder 10 libras en una semana. Los libros de dietas son los más vendidos. Los programas de noticias transmiten historias acerca de la creciente crisis de salud en Estados Unidos o una nueva droga maravillosa. Los programas de cocina son más populares que nunca, mientras más y más familias comen fuera de casa.

Hasta no hace mucho tiempo la humanidad existió sin este bombardeo de los medios, sin costosos medicamentos y sin expertos en dietas o chef famosos diciéndole qué comer. Por el contrario, las personas confiaban en la intuición. La gente sabía qué comer y cómo prepararlo. No iban al gimnasio para ejercitarse; tan sólo hacían ejercicios. No tenían profesiones complicadas; sólo trabajaban. No tenían esa clase de interpretación cerebral sobre las necesidades básicas humanas. La gente vivía naturalmente en armonía con las estaciones y con lo que la rodeaba. Comía lo que era local, útil y que le proporcionaba los nutrientes apropiados para sus vidas.

El mundo de la nutrición se ha vuelto extremadamente complejo. La nutrición es la única ciencia en la cual dos partes pueden probar ampliamente dos teorías diferentes que son diametralmente opuestas la una de la otra. Los científicos están de acuerdo, unánimemente, en que la velocidad de la luz es de 670 millones de millas por hora; que la gravedad es una fuerza de atracción entre toda materia y que el agua está compuesta de dos partes de hidrógeno yuna parte de oxígeno. ¿Cómo es posible, entonces, que un experto pueda probar que los lácteos son un componente necesario de una dieta saludable, mientras otro experto puede probar que los lácteos son extremadamente dañinos para la salud? ¿Cómo alguien puede asegurar que la carne es esencial para el cuerpo humano; mientras otro dice que la carne es parte innecesaria y dañina de la dieta humana?

Por mucho tiempo la industria editorial ha moldeado las creencias que se tienen sobre los alimentos y la salud en Estados Unidos. Los que ambicionan ganar dinero con un nuevo ‘libro mejor vendido’ son los que “descubren” y promueven las verdades nutricionales y no la industria médica. Piensa esto. ¿Alguna vez probaste La Dieta de la Zona, La Dieta de South Beach o La Dieta Atkins? todas éstas se encuentran en libros de dietas populares. Estos libros no van en busca de la verdad y la evidencia científica sobre la alimentación saludable, sino que simplemente aspiran a ser uno de los más vendidos. Atrapan la atención impactando, entreteniendo y proporcionando una forma rápida de perder peso. 

Pero las teorías dietéticas en estos libros no suelen sostenerse durante largos períodos de tiempo. Una vez que dejan de funcionar, el lector probará con otro libro de dietas; una y otra vez y así sucesivamente, siempre apoyando a la industria editorial. Las ventas de la nueva revolución dietética del Dr. Atkins superó los 10 millones de copias, a pesar de que el libro no proporcionó evidencia médica de que la dieta funcionara. De hecho, iba en contra del consejo nutricional estándar de comer más verduras y hacer más ejercicio.
Mi punto no es atacar a estas dietas. La dieta Atkins fue el comienzo de la conciencia pública sobre el índice glucémico de algunos alimentos y los efectos desfavorables de los carbohidratos simples. 

Cada libro de dieta expone una pieza más del rompecabezas de la nutrición. La nutrición es todavía un campo en crecimiento en muchos aspectos y apenas estamos empezando a comprender todas sus facetas.

Los expertos coinciden en que todos necesitamos variedad en nuestra dieta. Sin embargo, muchos no están de acuerdo acerca de otros temas como la cantidad de agua que hay que beber durante el día o si las verduras orgánicas tienen más valor nutritivo que las no orgánicas. Todas sus teorías están olvidando una gran parte de lo que se trata la nutrición realmente: el individuo. 


 Rosenthal, Joshua. Nutrición Integrativa: Alimenta tu salud & felicidad , 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario