miércoles, 6 de febrero de 2013

La lucha contra el cáncer: Avances que la medicina convencional no toma en cuenta


El año pasado, tenía que hacer una serie de llamadas a una lista de personas con diferentes tipos de cáncer, las llamadas consistían en agendar una cita con el departamento de nutrición para darle su plan de alimentación adecuado.
No recuerdo el número de pacientes, pero lo que recuerdo es que si eran bastantes, te preguntarás que tiene que ver con lo que voy a publicar.
Pues yo creo que todo; Ninguna de las personas agendó cita, estaban demasiado "ocupados" ya con la quimioterapia y radioterapia, que solamente querían irse por un buen rato del hospital. Eso es devastador, que en la actualidad el tratamiento nutricional no sea igual de importante que el tratamiento médico, que la alimentación sea algo que si quieres la tomas en cuenta y si no, no pasa nada.  

Siguiendo con el artículo anterior, del dr. Mercola aquí dejo 3 avances que nos comparte y que opina que es de gran importancia para la prevención y tratamiento de cualquier tipo de cáncer.

Número 1: Vitamina D - Hay pruebas abrumadoras apuntando al hecho de que la deficiencia de vitamina D desempeña un papel crucial en el desarrollo del cáncer. Los investigadores en este campo han estimado que alrededor del 30 por ciento de las muertes por cáncer - lo que equivale a 2 millones en todo el mundo y 200,000 en los Estados Unidos - podrían evitarse cada año simplemente mediante la optimización de los niveles de vitamina D en la población general.
Y si usted está recibiendo tratamiento para el cáncer, es probable que niveles más altos de sangre -probablemente entre los 80-90 ng/ml – sea beneficioso.En términos de protección contra el cáncer, se ha descubierto que la vitamina D ofrece protección en un gran número de maneras, incluyendo:

  • Regulación de la expresión genética
  • Aumento de la auto-destrucción de las células mutadas (las cuales, si se le permite reproducirse, podrían causar cáncer)
  • Reducción de la propagación y la reproducción de las células cancerosas
  • Causar que las células se diferencien (las células cancerosas a menudo carecen de diferenciación)
  • Reducción del crecimiento de nuevos vasos sanguíneos de los ya existentes, lo cual es un paso en la transición para que los tumores latentes no se conviertan en cáncer.
Los Centros de Cáncer de Estados Unidos son una de las pocas excepciones, ya que incluyen estrictas medidas alimenticias en el programa de tratamiento contra el cáncer.

Número 2: Optimización de sus Niveles de Insulina - La normalización de los niveles de insulina es una de las acciones físicas más poderosas que usted puede tomar para reducir su riesgo de cáncer. Otto Warburg de hecho recibió el Premio Nobel por sus investigaciones sobre la fisiología de las células cancerosas en el año 1934, lo que demuestra claramente que las células cancerosas necesitan más azúcar para propagarse. Desafortunadamente, muy pocos oncólogos en la actualidad aprecian o aplican este conocimiento.

Número 3: Ejercicio: Una de las principales formas en que el ejercicio reduce el riesgo de cáncer es mediante la disminución de los niveles elevados de insulina, lo cual crea un ambiente de bajo contenido de azúcar que desalienta el crecimiento y propagación de células cancerosas.

El control de los niveles de insulina y la optimización de su nivel de vitamina D son dos de los pasos más poderosos que puede tomar para reducir su riesgo de cáncer. Por ejemplo, los adultos físicamente activos experimentan alrededor de la mitad la incidencia de cáncer de colon que sus homólogos sedentarios, y las mujeres que hacen ejercicio regularmente pueden reducir su riesgo de cáncer de mama a un 20 o 30 por ciento en comparación con aquellas personas inactivas.

Puedes ver el artículo completo aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario