lunes, 14 de enero de 2013

INDICE GLUCEMICO Y CARGA GLUCEMICA: UTILIDAD TERAPEUTICA (2ª PARTE)

Aquí continúa el artículo que escribí para NUTRICIÓN Y ATIAGING


En la primera parte de este monográfico les hablé de dos conceptos muy importantes en nutrición, el índice glucémico (IG) y la carga glucémica (CG), pero ¿qué utilidades prácticas tienen?; veamos que dicen algunas publicaciones.




Indice Glucémico, Carga Glucémica y resistencia a la insulina

Recientes estudios de la Escuela de Harvard de Salud Pública indican que los riesgos de enfermedades como la diabetes tipo 2 y enfermedad coronaria están fuertemente relacionados con el IG de la dieta total. En 1999, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agricultura y la Alimentación (FAO) recomendaba que las personas incluyeran en la base de su dieta alimentos de IG bajo con el fin de prevenir las enfermedades más comunes de la opulencia, como la enfermedad coronaria, la diabetes y la obesidad. 

Así, vemos que las comidas con un IG alto originan un rápido aumento en el nivel de azúcar en la sangre, por lo cual se estimula al páncreas para que vierta más cantidad de insulina en la circulación para reducir el nivel de glucosa en sangre. La dosis extra de insulina que queda en la sangre ayuda a bajar rápidamente el nivel de glucosa, pero por sí mismo la insulina es un estímulo para la liberación de otras hormonas que aumentan el hambre y el apetito para restablecer el nivel de glucosa en sangre. 






Se puede decir por tanto que la resistencia a la insulina es la puerta de entrada a enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedades coronarias y síndrome metabólico.



Indice glucémico y pérdida de peso

Estudios a corto y largo plazo llevados a cabo en humanos han establecido las ventajas de llevar una dieta con IG bajo en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad:

- Ayuda a tener más saciedad

- La pérdida de peso es mayor

- Se pierde mayor cantidad de grasa

- Se mantiene la masa magra (músculo)


Así, un estudio comparó 2 tipos de dietas para reducción de peso en las cuáles la única diferencia era el IG de los alimentos de dichas dietas. Las personas que llevaron la dieta con alimentos de alto IG bajaron de peso en una menor proporción que las que llevaron una dieta con alimentos de bajo IG:

Y es que las dietas ricas en alimentos de IG alto reducen la capacidad de oxidación de los ácidos grasos (es decir, que el uso de grasa como fuente energética disminuye), aumentan el apetito y promueven el almacenamiento de grasa corporal.

También se encontró que durante la dieta de alta carga glucémica, el gasto energético y las concentraciones séricas de leptina (una hormona que se encarga de reducir el apetito e incrementar el gasto energético) disminuyeron, el balance de nitrógeno tendía a ser más negativo (lo cual implica pérdida de masa muscular, reducción del metabolismo basal y menor gasto energético en reposo) y la ingesta de alimentos fue mayor.

Además, para los que piensan que la pérdida de peso se puede resolver sólo con ejercicio ahí les va un dato que también debemos de tomar en cuenta: cuando se ingieren alimentos con IG alto, tanto en reposo como durante el ejercicio, la utilización de grasas disminuye en comparación con los alimentos de IG bajo.

Por todo lo expuesto, vemos que es fundamental llevar una dieta con IG bajo a la hora de tratar problemas de peso o controlarlo.


Indice glucémico y Carga Glucémica en enfermedades coronarias

Aunque ya he mencionado antes que una dieta basada en alimentos con IG Y CG bajos ayuda a la prevención y tratamiento de enfermedades coronarias, voy a profundizar sobre el concepto un poco más:

Existen evidencias epidemiológicas prospectivas de que una alimentación rica en alimentos de elevada CG se asocia a una mayor incidencia de cardiopatía coronaria. A su vez, una elevada CG e IG, se asocian a una reducción significativa de los niveles de colesterol-HDL (el colesterol bueno)

Se ha sugerido además que una dieta con IG alto induciría un mayor estrés oxidativo al condicionar una respuesta glucémica postprandial (tras una comida) mayor. Esta situación llevaría a su vez a una disfunción endotelial con todas sus consecuencias: elevación de la presión arterial, incremento de la reactividad inflamatoria, de la trombogénesis y de la proliferación celular endotelial, factores todos ellos involucrados en la aterotrombosis.


Indice Glucémico, Carga Glucémica y cáncer

Se ha sugerido que las dietas con IG alto inducen una mayor respuesta insulínica, lo cual contribuiría a mantener altos niveles de insulina circulante y de factores de crecimiento análogos a la insulina (como el IGF) que  podrían incrementar a su vez el riesgo de ciertos cánceres, como el de mama y colon. 




Aunque el American Institute for Cancer Research nos dice que por el momento no hay suficiente evidencia de su eficacia clínica en el cáncer y se recomienda al equipo de salud no hacer cambios en la dieta basados exclusivamente en este interesante concepto.




Indice Glucémico y Carga Glucémica durante el embarazo

En un estudio de mujeres embarazadas sanas, se estimó que con una dieta de IG alto se gana mayor peso. Y es que una dieta de IG bajo no sólo beneficia en el control de peso, si no que además ayuda a prevenir la Diabetes Gestacional.


Y hasta aquí por hoy, en el próximo artículo les hablaré de cómo escoger los alimentos en función de su IG y su CG.

Fuente: http://saludantiedad.blogspot.mx/2012/06/indice-glucemico-y-carga-glucemica.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario